Recomiendan aumento en el presupuesto del DMO

El Capitolio-  En la segunda vista pública sobre el Proyecto de la Cámara 2303, que busca enmendar “Ley para la Promoción de Puerto Rico como Destino”, el Secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy Rivera, favoreció la pieza “que provee herramientas adicionales a la Corporación para la Promoción de Puerto Rico como Destino (DMO), para que dicha entidad pueda fortalecer los esfuerzos en la consecución del propósito para el cual se creó: atraer turistas a Puerto Rico en un destino turístico de primer orden”.

Durante vista pública de la Comisión de Turismo y Bienestar Social, presidida por el representante Néstor Alonso Vega, el funcionario calificó como “razonable” el objetivo del proyecto, que pretende aumentar la asignación a esta organización equivalente a los ingresos que haya producido el room tax por encima de los ingresos que produjo en el año fiscal 2018-2019.

Laboy Rivera indicó que esta inversión, “se trata de crear una proporción directa entre los esfuerzos del DMO y sus resultados, lo cual debería tener un efecto multiplicador positivo. Es decir, mientras más turistas vengan a Puerto Rico y se hospeden en sus habitaciones, se producirá más ingresos de room tax y consecuentemente, el DMO tendrá el potencial de recibir más dinero. Ello, a su vez, redundará en más recursos para el DMO, lo cual se traducirá a más capacidad para mercadear a Puerto Rico como destino turístico y, como corolario, más turistas, mayor inyección de capital para la Isla y desarrollo económico en el sector turístico”.

A su vez, recomendó que se analice la medida de modo que “no tenga un impacto negativo en las operaciones y compromisos de otros componentes que reciben ingresos de room tax, por lo que debemos deferencia sobre este particular al componente fiscal del Gobierno de Puerto Rico, incluyendo la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal, la Oficina de Gerencia y Presupuesto y el Departamento de Hacienda”.

Por su parte, Noelia García Bernales, directora ejecutiva de la Autoridad del Distrito de Convenciones, a preguntas del Presidente de la Comisión, indicó que el “presupuesto ideal” para el DMO, tomando en cuenta el número de habitantes y el número de habitaciones que existen como destino, debería ser de unos $40 a $50 millones, de modo que se pueda promocionar intensamente el destino.  García Bernales calculó que del presupuesto que se apruebe finalmente, al menos un 25 por ciento debe ser destinado al sector de grupos y convenciones que posee un factor multiplicador en el gasto mucho más alto que el sector de viajes de placer, que se compone de menos cantidad de turistas en cada llegada.

Mientras que Federico Stubbe, presidente del grupo PRISA, entidad compuesta por una serie de compañías de desarrollo, que ha invertido desde el 2010 más de $1,200 millones en el desarrollo turístico de Puerto Rico,  respaldó la pieza legislativa y fue más allá, al exhortar que se aumente hasta $50 millones el presupuesto del DMO, como un medio para mejorar la imagen de la Isla, que se ha visto maltrecha en los últimos años debido a sucesos que van desde la epidemia del zika, los azotes de los huracanes Irma y María, las expresiones de corrupción del presidente Donald Trump, hasta la problemática del crimen que se difunde por las redes sociales.

 “Nuestra imagen está siendo sistemáticamente destruida. Tenemos que revesar esta tendencia”, expresó con vehemencia el deponente, quien enfatizó en la necesidad de invertir mejorar el destino y la imagen colectiva del puertorriqueño.

“El DMO es un gran vehículo. Han sido extremadamente efectivos con todo y este lío de imagen que tenemos. Aun así el turismo ha crecido y lo hacen con unos gastos generales muy bajos, de solo 6.4 por ciento de su presupuesto. Han logrado voluntario de excelencia ayudándolo en su trabajo”.

También participó el Ingeniero Emilio Colón Zavala, de la Asociación de Constructores apoyando este proyecto, de la autoría del representante Alonso Vega, al indicar que “Puerto Rico estaría en mejor posición para seguir atrayendo más grupos, convenciones y turistas de mercados externos, que a su vez tendrían un gran impacto en la ocupación hotelera y de paradores, efecto positivo sobre el consumo en restaurantes y ventas al detal, y un mayor índice de consumo, a través de la actividad turística, con un impacto significativo sobre el fisco y el desarrollo económico”.