Alto el incumplimiento de las leyes para la operación de inflables en la Isla

El Capitolio- La Comisión de Recreación y Deportes, presidida por el representante José “Che” Pérez Cordero, inició un análisis en torno al cumplimiento con la “Ley de Seguridad en la Operación de Inflables para la Diversión”, ante información recibida de que la legislación no se está cumpliendo a cabalidad.

Según la exposición de la Resolución de la Cámara 1353, de la autoría del portavoz de la mayoría, Gabriel Rodríguez Aguiló, ha trascendido información que en los últimos años “ha habido un creciente número de personas que brindan los servicios de entretenimiento familiar mediante el uso de inflables, sin estar cumpliendo con las disposiciones legales y reglamentarias establecidas, provocando así una competencia desleal y ventajas indebidas contra aquellos operadores que cumplen con los requisitos legales”. 

Se indica que “incluso, al examinar la Lista Oficial de Compañías que operan inflables para la diversión autorizados por el Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico, según provisto en la página electrónica del Negociado del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico, resalta que la mayoría de las compañías que operan inflables para la diversión tienen sus licencias expiradas”.   

A la vista pública compareció el Dr. Rubén Rivera, de la División de Prevención de Incendios, del Negociado de Bomberos de Puerto Rico, quien indicó que de 270 licencias que se emitieron al aprobarse la ley, solo quedan 15 licencias de personas que cuentan con todos los requisitos para operar este tipo de negocio y cuyas licencias están por vencer en el 2020.

A preguntas del representante Pérez Cordero, este sostuvo que al indagar, la mayoría de los operadores indican que ya no están en el negocio debido a los altos costos de los seguros, pero existe la sospecha que están trabajando al margen de la ley, ya que cada fin de semana se observa una gran cantidad de actividades que tienen como atracción para los niños estos inflables.

Rivera junto con el Lcdo. Luis Cordero Rivera puntualizaron que debido a que no se les avisa dónde se llevaran a cabo estas actividades, no pueden realizar la labor de fiscalización que se requiere y que incluye que los aparatos cuenten con un marbete que certifique que está en condiciones para ser operado por lo que han pasado la inspección del Negociado de Bomberos.

Ante ello, el Presidente de la Comisión afirmó que con la información vertida “me lleva a determinar que tenemos que trabajar en materia de legislación para poder asegurar que haya una mejor fiscalización e integrar otras agencias fiscalizadoras, tales como el Departamento de Asuntos del Consumidor, el Departamento de Hacienda porque claramente la información que nos acaba de  brindar el Negociado de Bomberos de una merma de 270 operadores a tan solo 15 con las licencias al día, es altamente preocupante y no coincide con la realidad; hay muchas actividades que utilizan estos inflables, por lo que tienen que haber mucho más de 15 operadores, simplemente es que no están cumpliendo con lo que establece la ley y eso nos preocupa, no solamente porque hay una operación subterránea, sino porque incide en el aspecto de la seguridad de los usuarios de estos servicios”.

Pérez Cordero señaló que se continuará con la investigación ya que es necesario conocer en qué condiciones se encuentran estos inflables.

Según se dispone en la Ley 111 de 2003, el Jefe del Negociado del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico tiene a su cargo la creación y establecimiento de un registro de dueños y operadores de inflables para la diversión (inflatable amusement rides or chambers). Además se dispuso que la Oficina de Distrito del Negociado de Prevención de Incendio del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico inspeccionará y certificará, como requisito estricto previo a la inscripción en el registro y su posterior renovación anual, que la condición de los inflables sea una segura para su uso.

El reglamento establece que todo dueño de inflables para la diversión vendrá obligado a adquirir una póliza de responsabilidad pública, que cubra el riesgo de lesiones personales y daños a la propiedad a consecuencia de la operación de inflables para la diversión, por una cantidad mínima de $100,000por ocurrencia.

De igual manera, se ha expresado la preocupación que las compañías aseguradoras no están emitiendo pólizas para asegurar la operación de inflables para la diversión, lo cual imposibilita que los dueños y operadores puedan cumplir con los requisitos esbozados en la Ley.