Vigilante Comisión Cameral ante problema de sedimentación en los embalses

El Capitolio –  Funcionarios de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), revelaron hoy que el problema de sedimentación en los embalses de agua, que se agravó tras el paso de los huracanes Irma y María, presenta un cuadro preocupante debido a que los más impactados tras los disturbios son los que proveen abastos de agua para cerca de 1.5 millones de habitantes en la Región Norte Central y la Zona Metropolitana de San Juan. 

 

“Lo más importante es que hoy se logró captar este grave problema. Lo que influye, y es un tema que hay que tocar también, es que hay que evaluar el tipo de permisos de construcción que se están emitiendo y qué tipo de construcción se está permitiendo cerca de las cuencas de estos embalses que añaden al problema de sedimentación”, dijo el presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones y Alianzas Público Privadas y Energía, el representante Víctor Parés Otero.

 

Las expresiones fueron vertidas en la primera vista pública de la Resolución de la Cámara 1284, para investigar el estado de los embalses de Puerto Rico,  las proyecciones y los fondos disponibles para atender su vida útil; el impacto sobre el desarrollo económico del país que causan períodos de sequía en la Isla; y cambios en los planes de desarrollo con el fin de mejorar la disponibilidad de agua para la población de la tercera edad, que a juicio de Parés Otero, “la AAA y la AEE deben incluir dentro de sus planes de emergencia”.

 

“Deben identificar y suplir agua en las áreas donde se encuentran adultos mayores que no tienen automóviles, están en silla de ruedas, postrados o no pueden moverse por su edad. Es importante porque es una población que va en aumento”, mencionó el Legislador.

 

El ingeniero José Rivera, director de Infraestructura de la AAA, indicó que Puerto Rico tiene 37 embalses y que la prioridad está en los más afectados por los huracanes en septiembre de 2017, según consultores de AAA, que fueron Dos Bocas, La Plata, Loíza (Carraízo), Caonillas y Lucchetti. 

 

“Cada embalse es diferente porque su cuenca es diferente y extender la vida útil consiste de control de los sedimentos aguas arriba de los embalses, dragados periódicos y manejo de crecientes para minimizar la precipitación de nuevos sedimentos entrando a los embalses. No existen programas significativos formales en Puerto Rico para reducir la generación de suelos erosionados en las cuencas”, dijo al sostener que la AAA lleva a cabo un plan a esos efectos.

 

Al mismo tiempo, el ingeniero José Bermúdez destacó la importancia para la AEE que tienen los embalses Caonillas y Dos Bocas porque alimentan el “supertubo” que suple agua al área metropolitana. Además, señaló que la AEE opera y administra 21 embalses, cinco de estos los opera la División de Riego, Represas y Embalses, y 16 la División de Hidro Gas.

 

“El uso de estos cuerpos de agua varía según su tamaño, localización y propósito para el cual se conceptualizó su diseño y construcción. Entre los usos podemos mencionar la generación eléctrica, el de riego agrícola, consumo doméstico, control de inundaciones, la pesca y recreación”, dijo Bermúdez.

 

El Funcionario indicó que la Autoridad incluye en su presupuesto de operación y mantenimiento partidas destinadas a la remoción de plantas acuáticas y el desplazamiento, mediante el uso de buzos de sedimento alojado en las compuertas de las torres de servicio de agua cruda. También, anualmente contratan los servicios del United States Geological Survey para llevar a cabo estudios de batimetría para operar y proveer mantenimiento a diferentes estaciones de medición de flujo, niveles de elevación de agua y precipitación localizados en ríos, canales y embalses. “Estos estudios se utilizan para conocer las condiciones de los abastos de embalses”, concluyó el Ingeniero.

 

Por su parte, el licenciado Omar Marrero, director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción de Puerto Rico (COR3), representado por el licenciado Antonio Pavía y el ingeniero Roberto Ramos, indicó que COR3 está trabajando mano a mano con los municipios, las agencias y otras entidades gubernamentales y sin fines de lucro elegibles, que son quienes identifican y determinan el inventario de propiedades afectadas por los huracanes Irma y María. Esto, para luego reconstruir como parte de los trabajos permanentes que se llevarán a cabo con fondos de FEMA.

 

“Como parte de los esfuerzos para atender los efectos de los huracanes Irma y María, FEMA solicitó y recomendó se lleven a cabo estudios de batimetría a nuestros embalses. COR3 se encuentra en el proceso de la realización de los mismos, para de esa manera poder tener la información necesaria para diseñar el o los proyectos necesarios, y de esa forma poder desarrollar una hoja de proyecto, dirigido a atender los daños que sufrieron nuestros embalses luego del paso de los huracanes Irma y María”, informó el ingeniero Ramos.

 

Al culminar la audiencia, el representante Parés Otero adelantó que estará celebrando una vista ocular a varios embalses para observar las condiciones y como están operando.