Solicitan proporción entre cantidad de pacientes y dispensarios de cannabis

El Capitolio – José Coll, accionista del dispensario de cannabis medicinal Natural Mystic, ubicado en Río Piedras, enfatizó hoy ante la Comisión de Gobierno, presidida por el representante Jorge Navarro, sus preocupaciones ante la proliferación de licencias que se han expedido para el establecimiento de dispensarios, ya que no existe una proporción adecuada entre el número de pacientes y los establecimientos existentes.

Sus expresiones fueron vertidas en vista pública en torno a la Resolución de la Cámara 1177, bajo la cual se realiza una investigación sobre el cumplimiento de la “Ley para Manejar el Estudio, Desarrollo e Investigación del Cannabis para la Innovación, Normas Aplicables y Límites (“Ley MEDICINAL”)”, el Reglamento Núm. 9038 de la Junta Reglamentadora del Cannabis y otras regulaciones estatutarias y reglamentarias del Gobierno de Puerto Rico aplicables a los establecimientos licenciados para vender esta sustancia.

Coll señaló que en la actualidad hay 246 dispensarios entre los que ya tienen licencia y los precalificados para obtener el permiso.  Estos ofrecen servicios a 77,419 pacientes registrados a través de toda la Isla, de los cuales 30,451 se encuentran en la región Metro-Fajardo.

El deponente indicó específicamente que en San Juan hay 19 dispensarios con licencia, 54 precalificados y cinco adicionales que han presentado su solicitud, resultando en un promedio de 417 pacientes para las 73 localidades. El promedio que se espera por dispensario es de 109,500.

“Entendemos que la Junta debe utilizar el poder que le confiere la ley y expedir licencias conforme al crecimiento de los pacientes por áreas geográficas para asegurar la disponibilidad de servicios en áreas donde estos escasean”, apuntó Coll quien recomendó se tome en cuenta el área geográfica y el número de pacientes con identificación aprobada para expedir una licencia.

Otro de los reclamos de Coll fue respecto a los altos costos para cada año renovar la licencia, que son de $20,000 anuales en comparación con los $700 que incurre una farmacia para renovar su licencia.

“Una inversión inicial de $20,000 para la licencia es algo que se puede aceptar. Pero, si este costo es recurrente anualmente, crean una dificultad para los costos de operación. Sugerimos que el costo de la licencia después de los aranceles iniciales, sean comparables o similar al costo anual de las farmacias”, argumentó Coll.

Añadió que se debe enmendar la ley para permitir la entrada a personas de 18 años en adelante, tal y como se permite el ingreso a las farmacias, en las que incluso puede ir a recoger su medicamento, que puede ser una sustancia controlada, sin estar acompañado por un adulto. Del mismo modo, para que trabajen en un dispensario de cannabis medicinal.

El Presidente de la Comisión, el representante Navarro Suárez, puntualizó que analizaran las recomendaciones para someter las enmiendas a la ley, a la vez que anunció que próximamente será citada la designada directora de la Junta Reglamentadora de Cannabis Medicinal, Lcda. Denise Maldonado Rosa, para indagar cuáles enmiendas son necesarias para esta ley.