Vigilan equidad en el acceso a bonificación de confinadas

El Capitolio – Los reclamos de las confinadas de la penitenciaría de Bayamón en cuanto a que no reciben trato igual para accesar la bonificación en el área de ornato o de cocina en comparación con los confinados, llegó hasta la atención de la Comisión de lo Jurídico que preside la representante María Milagros Charbonier Laureano. Por lo que incorporó las denuncias a la discusión en vista pública de la Resolución de la Cámara 194, que analiza las disposiciones contenidas en el “Plan de Reorganización del Departamento de Corrección y Rehabilitación de 2011”.

 “Estamos hablando de que hay un principio constitucional de derecho a la rehabilitación que tienen que tenerlo todos y todas por igual. Y eso es lo que vamos a resolver aquí.  Luego que haga una vista ocular, voy a celebrar una vista ejecutiva con todas las partes, entonces presentaré una legislación (nueva) para facilitar esos procesos… Para que sea una distribución equitativa en cuanto al programa de bonificación”, expresó Charbonier Laureano.

 Las alegaciones fueron confirmadas por la Procuradora de la Mujer, la licenciada Lersy Boria Vizcarrondo, quien al igual que la Representante, recibió comunicaciones al respecto y visitó a las reclusas. Al mismo tiempo, trajo a la atención de la Comisión que las confinadas no solo están limitadas a participar de bonificación del programa de ornatos o cocina, como los confinados, sino que no cuentan con una cocina.  Lo que consideró una desventaja para las reclusas.

Según la Procuradora, “en nuestro sistema carcelario la rehabilitación es parte esencial. Entendemos que, para continuar promoviendo nuestra política pública del trato digno y equitativo de toda mujer, se deben examinar con detenimiento los programas de bonificaciones para asegurar una igual participación y oportunidades para nuestras confinadas”.

La jefa del Negociado de Instituciones Correccionales del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), Janet Rivera Rosado, indicó que en la institución de Bayamón están encarceladas 262 mujeres, de las cuales 54 están en proceso de sentencia y de las restantes 208 confinadas, 40 corresponden a custodia mínima, quienes pueden participar de labores fuera de la penitenciaría.

La Funcionaria agregó que “se le aclaró (a la Comisión) que a nivel del complejo de Bayamón hay otras instituciones en igualdad de las mujeres, que tampoco tienen cocina. Reciben los alimentos y se distribuyen en la institución. A nivel de las seis instituciones solamente hay dos cocinas que le suplen los alimentos a toda la población del complejo. Pero, debo aclarar que son dos conceptos distintos. Una cosa es la asignación de trabajo y otra es la bonificación. Hay confinados que bonifican y otros que conforme a la ley no pueden bonificar. Pueden estar asignados a trabajo, tienen custodia mínima salen en brigadas a realizar labores, pero no pueden bonificar porque la ley los excluyes por sus delitos, como por ejemplo (por violación a) la Ley de Armas”. 

 Por su parte, el licenciado Edwin Carreras, asesor legal del DCR, agregó que “esto no se puede ver en blanco y negro porque hay que ver otros factores. Dependiendo su estatus como confinado es el derecho que tiene a participar de ciertas actividades. No de la rehabilitación… Todo el mundo rehabilita y bonifica, es las actividades que estén disponibles. Por ejemplo, el que está en máxima, que solamente tiene dos horas de tiempo libre no puede cualificar para hacer ornato que son seis horas en la calle, porque hay un issue de seguridad más la limitación”.

Además, explicó que algunos pueden bonificar realizando labores dentro de la institución y destacó. que los confinados que cumplen sentencias en custodia mínima son los únicos que salen fuera de las cárceles para realizar trabajos ya sea de ornato, deporte de alto rendimiento, teatro, barbería, plomería, artesanía, entre otros. 

“Entendemos que Corrección no hay falta de equidad.  Lo que pasa es que si el municipio de Ponce me solicita una brigada de ornato no es costo eficiente sacar una brigada de mujeres de Bayamón y llevármelas para  Ponce porque en viaje y en la logística no va haber eficiencia  en el recogido o el trabajo que se va a realizar. Tiene que ser por regiones”, dijo Carreras.

Indicó que la Comisión tendría que presentar legislación en esa dirección y considerando que el presupuesto vigente se redujo $20 millones y se espera por el nuevo presupuesto.

La representante Charbonier Laureano concluyó los trabajos al indicar la necesidad de tomar las medidas al alcance para mejorar el trato humano en las cárceles de Puerto Rico y lograr un verdadero proceso de rehabilitación para los confinados.

###