En merma los fondos para atender a los ancianos mientras aumenta esta población

El Capitolio – El Departamento de Salud (DS) y la Oficina del Procurador de las Personas de Edad Avanzada (OPPEA) plantearon que a pesar de que la población de 60 años o más ha aumentado, los fondos presupuestados para ofrecerles servicios han disminuido con el pasar de los años, lo que representa la posibilidad de que se afecten los dineros federales que se asignan a las necesidades de este sector.

En vista pública de la Comisión Especial para la Evaluación del Proceso de Adopción y el trato de las Personas de Edad Avanzada, presidida por la representante Jacqueline Rodríguez Hernández, la Procuradora de la OPPEA, Carmen Sánchez Salgado, manifestó que la agencia ha cumplido con el plan de implementación de ahorros requeridos a nivel administrativo pero con la salvedad que estas cantidades se redirigen para ofrecer mayores servicios a la población a la que sirven.

“Actualmente el presupuesto que recibimos por el fondo estatal está prácticamente comprometido para el pareo de fondos federales. Es decir que, por los recortes recibidos en años anteriores a nivel estatal, el seguir afectando el mismo causará el incumplimiento con el pareo requerido por el gobierno federal. Por lo tanto, toda reducción o ahorro que realice a nivel administrativo, debe ser llevado a ofrecer servicios porque el devolver el mismo al Fondo General afectará el pareo requerido y por ende, la otorgación de fondos federales”, afirmó la funcionaria.

Por ello, Sánchez Salgado planteó que la OPPEA evalúa la posibilidad de ofrecer servicios en línea mediante el uso de aplicaciones para móviles y llegar así a más personas de edad avanzada.  

En iguales términos se manifestó la Secretaria del Departamento de la Familia (DS), Glorimar Andújar, que señaló que solo cuentan con $54.2 millones de fondos estatales para el cuidado de ancianos, de los cuales $34 millones son utilizados para el programa de cuidado sustituto que sirve a 3,700 personas que no cuentan con familiares que suplan sus necesidades, mientras que se utilizan $12.2 millones para el servicio de ama de llaves de 1,500 participantes.

“Definitivamente necesitamos más presupuesto”, aseguró Andújar, que sostuvo que es necesaria legislación con “mecanismos reales” para que los hijos de personas ancianos se hagan responsables de atender a su progenitor, ya que en los últimos años ha crecido el número de hijos que han salido de la Isla y han dejado abandonados, sin los arreglos necesarios a estas personas.

En ese sentido el representante Víctor Parés Otero sometió una petición para que se someta legislación antes de que finalice el cuatrienio, que reúna todas las leyes que existen para proteger a la población de edad avanzada, la cual fue acogida por la Presidenta de la Comisión.

Por su parte, Antonio Cases, de la división de Prevención y Control de Enfermedades Crónicas del Departamento de Salud, especificó que en el caso de su agencia, los fondos destinados al Centro y Registro de Alzheimer han ido mermando a través de los años de $50,000 en el 1999 a $23,000 en el año corriente. Este programa se dedica a crear concienciación sobre la condición, a la actualización de los directorios de servicios para personas adultas mayores, y al ofrecimiento talleres de capacitación para profesionales de la salud y la comunidad.

A esto se une las futuras reducciones en fondos federales destinados a dar apoyo al Programa de Geriatría, en octubre de este año bajo la propuesta federal Preventive Health & Health Services Block Grant.

Ante este escenario, el deponente mencionó que se han visto en la obligación de integrar esfuerzos con entidades públicas y privadas de base comunitaria y de base de fe para realizar el trabajo de prevención y control de las enfermedades que más afectan a esta población tales como la hipertensión, colesterol elevado, diabetes y obesidad.

Mientras que el Lcdo. Omar Figueroa, Secretario Auxiliar de la Secretaría de Subsidios del Departamento de Vivienda señaló, que a raíz del paso del huracán María la agencia ha recibido de parte del Departamento de Vivienda Federal una asignación de $10 mil millones para apoyar el proceso de recuperación de los ciudadanos cuyas viviendas han sido impactadas, de las cuales el 20.4 por ciento de los solicitantes de ayudas de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) serán recipientes de estos fondos, que pertenecen al sector de personas de 65 años o más con un ingreso menor al 80 por ciento del ingreso del área.

“Ciertamente, la recuperación de los envejecientes con ingresos limitados es particularmente complicada, por lo que nuestro Departamento les ha dado prioridad a los solicitantes de esta población”’, señaló el deponente.

Durante esta vista pública, el representante Víctor Parés comentó sobre la posibilidad de crear legislación para aunar esfuerzos entre las agencias pertinentes y así atender esta parte de la ciudadanía. Sobre la preocupación del Representante respecto a los casos de alzheimer, le cuestionó a la Procuradora de la OPPEA que cómo se integra con el Departamento de Salud y contestó “precisamente, el 1 de abril, terminamos una propuesta para establecer centros de orientación para los familiares de estos pacientes’’. Mientras tanto Cases del DS mencionó que tienen los datos para el registro y así fortalecer los servicios.

 Al Parés cuestionarle a la Procuradora de la OPPEA si, dado que hay programas repetitivos en las agencias, estaría dispuesta a que lo trabaje una de estas, dijo que “tendría que ser evaluado’’ y al insistirle no expresó reparo alguno si es para el beneficio de los ciudadanos.  De esta forma, el Representante dio por terminada la vista pública.