Sector privado presenta recomendaciones al Código de Incentivos de Puerto Rico

El Capitolio – La Comisión de Hacienda, Presupuesto y de la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA), presidida por el representante Antonio “Tony” Soto, prosiguió con el análisis del Proyecto de la Cámara 1635 para adoptar el nuevo “Código de Incentivos de Puerto Rico”.

Al inicio de la vista pública, Soto Torres recalcó que la agenda de trabajo del día es para abrir el diálogo al sector privado y las asociaciones profesionales que pudieran verse impactados con esta medida, para que presenten sus recomendaciones ya que la Comisión “siempre los ha visto como un aliado del Gobierno de Puerto Rico y deben ser ellos el motor de nuestra economía y nosotros debemos ser los facilitadores de ese sector privado para que se robustezca, para que se fortalezca y de esa manera Puerto Rico pueda ser el mayor beneficiado”.

Durante su turno, el presidente de la Cámara de Comercio, Kenneth Rivera Robles, favoreció el marco conceptual de la iniciativa que busca que los procesos y requistos sean unos uniformes, pero recomendó que se traiga a la discusión el posible impacto de leyes tales como la Reforma Contributiva, federal y local, así como la propuesta de contribución municipal y de zonas de oportunidad para que se trabaje “de forma holística”.

También el Contador Público Autorizado sugirió que se estudie la posibilidad de renegociar la tasa contributiva que se concede a las industrias foráneas, de modo que en vez de que sea de un cuatro porciento, la cantidad que se aporta al fisco local, pueda ser acreditable por completo en la jurisdicción matriz de la compañía.

Por su parte, Carlos Serrano, en representación del Comité de Asuntos Gubernamentales de la Asociación de Industriales de Puerto Rico, sostuvo que la organización favorece el establecimiento de criterios objetivos como la medición de rendimiento de las inversiones de recursos gubernamentales en la determinación que haga el Estado para conceder un incentivo contributivo. No obstante, recomendó que se tome en consideración a la hora de asignar los beneficios, la proporción de la aportación que realice cada segmento a la economía.

Mientras que el ingeniero Emilio Colón Zavala, de la Asociación de Constructores de Puerto Rico, opinó que “siendo la manufactura otro de los sectores principales de la economía de los que se nutre la actividad en construcción en Puerto Rico, la base contributiva y los empleos en Puerto Rico, es importante que el Código que se adopte, en lo que se refiere a la articulación de los decretos y otros mecanismos de estímulo económico, se de certeza y estabilidad a dicho sector manufacturero”.

Este punto fue secundado por Serrano quien señaló que los fondos para conceder los créditos contributivos deben estar presupuestados.

 De otro lado, el presidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico, Héctor I. Cordero, sugirió que la partida de fondos que provienen de los incentivos para los agricultores bonafide, que se incluirá dentro del presupuesto de incentivos dentro del

Departamento de Desarrollo Económico, debe ser exclusivo para esta industria, de modo que no se afecte este renglón que se vio afectado por el paso del huracán María.

En la tarde, durante esta vista pública, el fundador del Young Entrepreneurship Education System (YEES), Carlos Jiménez, opinó que contrario a la creencia general, es necesario que el Estado incentive el desarrollo económico no solo como un facilitador, sino ofrecer su apoyo a aquellas industrias mediante el uso del código que está bajo estudio.

“Debe crear apoyo en las redes y ecosistemas que ameriten e interviniendo con política para fomentar el sector privado. Lo que no deben eliminar, y si enmendar y utilizar la ley de incubadoras como un eje de desarrollo económico a través de toda la Isla. El Gobierno no solo debe crear las condiciones de la innovación, sino financiar e incentivar las industrias que pueden comercializar dichos desarrollos”, indicó Jiménez.

Mientras Daniel Santamaría, analista senior de Política Pública de la organización Espacios Abiertos, apoyó el uso de incentivos contributivos como herramientas de desarrollo económico, pero recomendó que además de los estímulos monetarios, créditos contributivos y subsidios, se incluyan los elementos de tasas preferenciales, deducciones especiales, exenciones municipales y cualquier otro incentivo contributivo que represente una pérdida de ingresos fiscales para el Gobierno de Puerto Rico.

Ante esto, el Presidente de la Comisión aclaró que no todos estos puntos se encuentran dentro del Código de Incentivos, dio como ejemplo los acuerdos finales cuya facultad recae en el Secretario de Hacienda y las exenciones municipales en propiedad inmueble o mueble que rige el Centro de Recaudaciones de Ingresos Municipales (CRIM). Sin embargo, aseguró que la Asamblea Legislativa tiene como misión que exista la transparencia a la hora de legislar el presupuesto y que se presenten todos los datos necesarios para tomar decisiones de beneficio para todos los puertorriqueños.