Anuncian propuesta ante el gobierno federal para evaluar el uso de energía nuclear en la isla

El Capitolio – Los miembros de The Nuclear Alternative Project, anunciaron hoy que se encuentran en conversaciones con el Departamento de Energía federal (DOE, por sus siglas en inglés) para proponer un estudio en torno a la viabilidad de implementar en Puerto Rico las nuevas tecnologías nucleares.

En vista pública de la Comisión de Gobierno, presidida por el representante Jorge Navarro Suárez, el director de la organización, el ingeniero puertorriqueño Eddie Guerra, informó que “nuestra organización ya está trabajando y en conversaciones con el Departamento de Energía federal para someterle una propuesta y que se haga un estudio de viabilidad en la isla para implementar este tipo de generación”.  

El deponente sostuvo que, de darse el visto bueno, sería un estudio del DOE, delegado a este u otro grupo. Además, que se incluiría a las comunidades en la discusión del mismo para darle transparencia al proceso.

La información surgió como parte del análisis bajo la Resolución de la Cámara 1189, de la autoría del portavoz de la mayoría, Gabriel Rodriguez Aguiló, que estudia la conveniencia y necesidad de establecer plantas nucleares modulares en la isla, para lograr un servicio de energía estable a raíz de lo ocurrido luego del paso del huracán María.

Guerra explicó que, entre los objetivos de la implementación de este tipo de energía, es que produzca cero emisiones de carbono, que sea resiliente aún durante el paso de eventos atmosféricos y que el costo del mismo sea bajo. También detalló que, se busca estudiar la sismicidad del terreno, los costos que el pueblo estaría incurriendo y cuánto tomaría en bajarle los costos de electricidad a los consumidores.

El ingeniero expuso que, de adoptarse la energía nuclear representaría la entrada de cientos de millones de dólares que entrarían a las arcas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), para investigación, para estudios de energía nuclear, no solamente en cuanto a la generación, sino para aplicaciones de tratamiento contra el cáncer.

Los miembros de la organización, que se componen de ingenieros graduados del Recinto de Mayagüez de la UPR y que en la actualidad laboran en la industria nuclear en Estados Unidos, explicaron que se llevaría a cabo un amplio estudio de impacto al ambiente durante la construcción, operación y en caso de algún accidente. Señalaron que sería un estudio de varios meses de duración en que “vendríamos a Puerto Rico para hablar directamente con el pueblo de qué se está encontrando mientras hacemos este estudio”, dijo Guerra.

Por ello, peticionaron a que la Cámara de Representantes presente al DOE los hallazgos de este análisis, a los Rodríguez Aguiló indicó que se puede presentar un informe parcial como expresión de apoyo a este proyecto.