Sin recuperarse la salud mental de los puertorriqueños

El Capitolio – Datos presentados por la Administración de Servicios de Salud Mental y Control de la Adicción (ASSMCA) ante la Comisión de Salud que preside el representante Juan Oscar Morales Rodríguez, reflejan que para el año 2017 en Puerto Rico se registró un incremento de un 20 por ciento de los suicidios en comparación con estadisticas del 2016.
 
La doctora Isis Rosales Concepción en representación de ASSMCA, especificó que “desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del año 2017, en Puerto Rico se registraron preliminarmente 253 muertes por suicidio, para un total de 55 casos por encima del 2016…”. 
 
Las expresiones fueron vertidas como parte de la investigación que realiza la Comisión sobre la Resolución de la Cámara 320, de la autoría del representante José Aponte Hernández, que evalúa la efectividad de la “Ley para la Implantación de la Política Pública en la Prevención del Suicidio” y alternativas para mejorarla. 
 
El informe realizado por la Comisión para la Prevención del Suicidio (CPS), adscrito al Departamento de Salud (DS),  establece que durante el periodo del 2000 a 2017 se reportaron un total de 5,459 muertes por suicidio en la Isla, lo que promedia la cantidad de 303 suicidios anuales. “Esto equivale a una tasa promedio de 8.2 muertes por suicidio por cada 100 mil habitantes”, añadió Rosales Concepción.
 
Se desprende del informe que hubo un aumento para los meses posteriores al huracán María. Para los meses de septiembre y noviembre de 2017 se reportaron 27 suicidios, en octubre 22 y en diciembre 20. 
 
“Aunque de la tabla se desprende un alza en la cantidad de los casos posterior a María, no podemos establecer categóricamente que dicha alza se debió a lo acontecido después del huracán, aunque si puede hacer una correlación”, expresó al señalar que en comparación con los números del 2016, febrero y agosto del año 2017 fueron los únicos meses donde la cantidad de suicidio fue menor. 
 
Añadió que “según los adiestramientos que hemos recibido del gobierno federal se expone claramente que luego de una catástrofe, como lo fue el huracán María, es a los seis meses que comenzamos a ver situaciones de salud mental. Pero peor aún, uno piensa que según va pasando el tiempo esto se va disminuyendo, y según los adiestramientos no... A partir del primer aniversario de un evento como éste es que comenzamos a ver dificultades y situaciones bastantes difíciles de la salud mental…”. 
 

Ana Rojas, directora de la CPS, endosó la investigación y solicitó que se comparta el informe con el DS para que se puedan adoptar las determinaciones finales. Asimismo, mencionó que “la prevención del suicidio cobra mayor relevancia por la desesperanza e incertidumbre a la que se enfrentan muchos de nuestros habitantes ante el panorama de la situación fiscal… y en tiempos de recuperación tras el paso de los huracanes Irma y María, hecho que ha trastocado la salud mental de nuestro país”.
 
Por otro lado, la directora de planificacion de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Milagros Soto, sugirió “identificar el efecto que han tenido los acontecimientos que hemos sufrido todos los puertorriqueños tras el paso de los huracanes Irma y María sobre la salud mental de nuestro pueblo, en particular sobre las tasas de suicidio…”. 
 
El Presidente de la Comisión solicitó a la Directora de la CPS confirmar que agencias gubernamentales, municipios, hospitales y centro de cuido de envejecientes, entre otros, cumplen con la Guía de Protocolo Uniforme para la Prevención del Suicidio.