Encuesta revela que miles de personas en Puerto Rico con 16 años o más tienen impedimento

El Capitolio –  Según la “Encuesta Especial Personas con Impedimentos de Puerto Rico”, realizada en marzo de 2014 por el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), y la Oficina del Procurador de Personas con Impedimentos, 286,000 personas en Puerto Rico con 16 años o más indicaron tener algún tipo de impedimento.
 
Así lo reveló el licenciado Hedrian De Martínez, del DTRH, en vista pública de las comisiones  de Turismo y Bienestar Social, y del Trabajo y Asuntos Laborales, que presiden los representantes Néstor Alonso Vega y Angel Peña Ramírez, en torno a la Resolución de la Cámara 128, que ordena se investigue la integración en el mercado laboral de los estudiantes graduados de la corriente de Educación Especial del Departamento de Educación (DE).
 
La encuesta presentada también dejó al descubierto que esta cifra representa el 99 % de la población civil no institucional (2,800,000). Destacó que la composición de personas con impedimentos fue de 151,000 hombres y 135,000 mujeres. “Del total de personas reportadas con impedimento, 7,000 consideraron ser aptas para trabajar.  De esa cifra, 4,000 son hombres y 3,000 mujeres. El 69.6 % informó tener un impedimento físico, el 25.9 % impedimento mental y el 3.8 % impedimento sensorial. El estado de empleo y desempleo para las personas con impedimento mostró que el 2.5 % participa en el mercado laboral”, dijo De Martínez a las Comisiones.
 
A esos efectos, mencionó que para el año fiscal 2016 en la Unidad Anti-Discrimen (UAD) se presentaron 693 querellas de las cuales 217 fueron por razón de impedimento, no se especificó cuantas eran por incapacidades físicas, mentales o sensoriales.
 
El representante Alonso Vega, sostuvo que dentro de los diversos aspectos señalados en el proceso legislativo, la falta de estadísticas fue el más relevante.  “Es fundamental contar con esa información numérica para desarrollar un plan bien estructurado, disminuir el discrimen y el proceso demasiado burocrático para las personas con impedimentos al momento de buscar empleo”, añadió.
 
El legislador adelantó que se estarán realizando algunas reuniones con distintas organizaciones relacionadas para comenzar a crear y tener información para dirigir los esfuerzos. Esto, con el fin de que pueda producirse alguna propuesta que finalmente se lleve al Ejecutivo, o algún proyecto de ley que se pueda presentar en la Cámara de Representantes.
 
Igualmente coincidió con varios funcionarios en que se tiene que mejorar el campo laboral para los incapacitados. Presentó como ejemplo su situación al ser no vidente, ser abogado y contar con dos Bachilleratos en Administración de Empresas y una maestría.
 
“Entregué cientos de resumes y nunca fui llamado para alguna entrevista. Creo que estoy bastante cualificado para cualquier empleo y lamentablemente no fue así. Por eso sé que esto hace mucha falta. Mientras podamos evitar que los asuntos vayan a  ‘X’ agencias y a  ‘Y‘ agencias y después a ‘Z’, lo haremos.  Traer una agencia que unifique los esfuerzos sería la mejor alternativa y la estaremos evaluando. La investigación apenas acaba de comenzar”, indicó durante vista pública en torno a la Resolución de la Cámara 128.
 
De su parte, la profesora Maribel Báez Lebrón, de la escuela Graduada de Consejería en Rehabilitación de la Universidad de Puerto Rico, explicó que las razones por las que las personas con impedimentos están fuera del mercado laboral son multifactoriales.
 
“Hay factores que tienen que ver con el individuo y otras con el entorno. Entre los factores internos se incluyen la severidad de la condición, comorbilidad con otros diagnósticos, diferencias individuales, estabilidad, ajuste al impedimento, sentido de autoeficacia, autoestima, carencia de destrezas pre vocacionales o pre empleo y motivación intrínseca hacia el trabajo remunerado. Entre los factores externos se incluyen las actitudes de la sociedad, los patronos, desconocimiento, temor, costos de tratamiento, barreras tecnológicas y arquitectónicas, falta de transportación, entre otras. Por lo que opinamos que debe ser más explícita esta investigación”, expuso la educadora.
 
Finalmente, la directora de Servicio de Consejería del Gobierno de Puerto Rico, María Benítez Benítez, recomendó que deben considerarse para esta investigación tanto a los estudiantes egresados del Programa de Educación Especial del Departamento de Educación,  como a los del Acta de Rehabilitación.