Denuncian que pasados funcionarios faltan a la verdad en torno a compra de helicóptero

El Capitolio – Traslados Médicos de Puerto Rico (AEROMED), empresa dedicada al transporte aéreo de pacientes lesionados o en estado crítico en la Isla, denunció hoy que la pasada administración manipuló un asunto tan delicado como la salud y la vida humana, para justificar la compra de un helicóptero, que al sol de hoy no ha cumplido el propósito para el que fue adquirido.

En vista pública de las Comisiones de Salud y de Gobierno, presididas por los representantes Juan Oscar Morales Rodríguez y Jorge Navarro Suárez, el director de AEROMED, José Hernández, sostuvo bajo juramento que las declaraciones vertidas en pasadas audiencias por exrepresentantes del Departamento de Salud, incluida la exsecretaria de la agencia, Ana Ríus y la exdirectora de Emergencias Médicas, Rosana Otaño le faltan a la verdad.

De paso, explicó que mientras AEROMED estaba negociando con el Gobierno una tarifa fija y otras condiciones; en La Fortaleza, y a sus espaldas, realizaban las transacciones para la compra del helicóptero.

“Nunca se nos pagó un solo centavo de lo que se acordó, no se atendió la deuda que existía y para nuestra sorpresa, se compró un helicóptero usando el buen nombre de AEROMED como pretexto para esa transacción”, lamentó el piloto.

Además, negó expresiones de Otaño, quien bajo juramento expresó que AEROMED no prestó servicio después del 22 de julio. De hecho, afirmó que después de esa fecha, Otaño le llamó en más de una ocasión para solicitar servicios de traslados. “Ella sabe que se hicieron vuelos y posterior al 22 de julio, ella me llamó para solicitar un vuelo para un conocido.  No fue la única vez… solicitó traslados, alegando la presión de un noticiero de televisión”, dijo Hernández.

Las expresiones provocaron que el Presidente de la Comisión de Salud solicitara información relacionada al registro de llamadas al celular de Hernández y el número que válida dichos traslados. “Deben buscar esa evidencia, porque lo menos que se merece el pueblo de Puerto Rico es conocer la verdad. Me indigna que esa señora se haya sentado ahí y que bajo juramento dijo que nunca se ofrecieron servicios y que si lo hicieron, fue por cuenta de ustedes”, señaló.

Morales Rodríguez anticipó que volverá a escuchar las declaraciones de Otaño, para determinar qué acciones procederán.

Mientras, Navarro Suárez catalogó las expresiones de alarmantes y se unió al reclamo de Morales Rodríguez, para llegar hasta las últimas consecuencias de tan delicado asunto.

A preguntas de Morales Rodríguez en torno al cese de servicios que alegó Salud, Hernández planteó que fue en dos ocasiones y en una fecha anterior al 22 de julio. “Si no llega un solo pago, pese a las gestiones efectivas y propuestas serias, y la respuesta es silencio, lamentablemente tenemos que suspender”, indicó.

Hernández manifestó que el problema de AEROMED y de las otras compañías que han trasladado pacientes en Puerto Rico, ha sido la falta de pago después de haber llegado a unos acuerdos entre las partes y haber realizado el trabajo.

A su vez, destacó la importancia del servicio de ambulancia aérea en Puerto Rico, por lo que la presencia de ese tipo de equipo debe ser constante. “Existe una necesidad de servicios de ambulancia aérea para 50 o 60 casos mensuales de pacientes que por su condición requieren de un transporte de cuidado crítico tal y como lo definen las normas y reglamentos federales”, manifestó Hernández.

Por su parte, el asesor legal de la empresa, licenciado Alcides Reyes, concluyó que “Salud actuó de manera caprichosa y con mala fe hacía AEROMED, con el fin de crear una crisis en el servicio y justificar la compra de la nave”. El letrado presentó una declaración jurada e hizo una descripción detallada de todas las comunicaciones entre AEROMED y el Departamento de Salud, para demostrar que trataron de formalizar acuerdos de tarifa fija de Gobierno y  con ello, una contratación.

De paso, negó que hicieran amenazas escritas o verbales a Salud, de suspensión del servicio de ambulancia aérea. “En nuestras comunicaciones no hubo amenazas. En cambio, suplicábamos sentarnos a negociar para el beneficio de la comunidad”, manifestó.  Hernández y Reyes dijeron que nunca recibieron $453 mil de la Administración de Seguros de Salud (ASES),  por concepto de gastos de viajes de pacientes (traslados).

Los ponentes afirmaron, a preguntas de los miembros de las comisiones, que el Departamento de Salud, en particular, la Oficina de la Secretaria, actuaron de mala fe en el proceso. De igual modo, negaron expresiones del exgobernador Alejandro García Padilla de que el helicóptero está listo para brindar servicio.

Por su parte, el director de operaciones de Aviane Air Ambulance, Franco Ignacio Meléndez, indicó que el helicóptero “se compró a sobre precio y que la selección de marca y modelo no es la ideal y es poco práctico para operar en Puerto Rico”. Añadió, que para poder poner en funciones al helicóptero hay que invertir cerca de $50 mil dólares en equipo.
 
Ignacio Meléndez expresó que en octubre de 2016 sostuvo una reunión con la exsecretaria de Salud, quien estuvo acompañada por su asesora legal, en la que expuso su preocupación ante la compra y el manejo del helicóptero.
 
Agregó que anteriormente sostuvo reuniones con la Dra. Rius por la falta de pago por parte del Gobierno a la compañía que dirige. Señaló que se le indicó que, “las razones para no pagarnos por los servicios prestados se atribuían a la no vigencia de un contrato entre las partes”.
 
Según subrayó en su ponencia, el Gobierno le adeuda a la compañía $80 mil dólares.
 
Las Comisiones de Salud y de Gobierno continuarán con la investigación que encomienda la Resolución de la Cámara 18, en torno a la compra de la nave por cerca de $8 millones, que al presente, ni está en uso, ni en capacidad para transportar pacientes.  Para los presidentes de ambas comisiones, es necesario saber todo lo relacionado a la transacción, que ha sido catalogada de irregular.