Investigan efectividad de políticas públicas en torno a la lactancia

El Capitolio – Las Comisiones de Salud y de Asuntos de la Mujer, presididas por los representantes Juan Oscar Morales Rodríguez y Lourdes Ramos Rivera, analizaron hoy jueves la efectividad de la legislación que se ha promulgado en Puerto Rico en torno a la lactancia.

El análisis incluye la implementación y efectividad de las políticas, protocolos y programas dirigidos a fomentar la lactancia en la Isla, mediante la Resolución de la Cámara 30, de la representante Yashira Lebrón Rodríguez. La investigación contó con el aval de varias organizaciones públicas y privadas, quienes reconocieron la importancia de que se apoye toda iniciativa que promueva y refuerce la lactancia en Puerto Rico.

Entre estas, el Departamento de Salud, el Hospital Universitario Pediátrico, la Liga de la Leche, el Proyecto Lacta y la madre lactante, Daliana Suárez. Todos coincidieron en la necesidad de reforzar los esfuerzos colectivos a favor de la lactancia, en particular, una vez la madre sale del hospital.

A ese reclamo se unió el Presidente de la Comisión de Salud, quien planteó la importancia de ver a profundidad qué se está haciendo con la lactancia. Morales Rodríguez opinó que es importante evaluar toda legislación existente en torno a la lactancia e incorporarla en un solo documento.

“Es importante que evaluemos toda las leyes y reglamentos que existen en torno a la lactancia, para que establecer una política pública más uniforme”, planteó.

Para lograr dicha política pública se contará con la ayuda de un grupo que estará compuesto por el Departamento de Salud,  los hospitales privados y las coaliciones de madres lactantes.

Las comisiones también evaluaron el Proyecto de la Cámara 317, de la representante María Milagros Charbonier Laureano, para regular y supervisar la venta de leche materna en Puerto Rico;  y el Proyecto de la Cámara 220, del representante José “Conny” Varela Fernández, que crea la “Ley para el establecimiento de protocolos para pacientes pediátricos lactados en instituciones hospitalarias y de salud”.

La propuesta de Charbonier Laureano cataloga de necesario e impostergable que se establezcan y desarrollen guías que puedan ser utilizadas en la operación y venta de leche materna que asegure en lo posible su recolección, procesamiento, almacenaje y despacho de manera adecuada. Para ello, faculta al Secretario de Salud a regular y supervisar dicho proceso, y a preparar los reglamentos necesarios para viabilizar la iniciativa.

Tanto el Centro Pediátrico de Lactancia y Crianza (LACTA), como el Departamento de Salud, recomendaron que se indague en torno al volumen de la leche materna, las necesidades de proveer la misma a la población de Puerto Rico y las repercusiones del uso de la leche materna obtenida por vía informal en la Isla.

La consultora pediátrica del Departamento de Salud, doctora Cindy Burgos, dijo que en estos momentos, la agencia no cuenta con la infraestructura ni los recursos para implementar la ley, debido a la crisis financiera.

Entretanto, la representante de la Liga de Leche de San Juan, Carmen Cabrer, recomendó que se reduzca la necesidad de leche donada y se fortalezca mayor apoyo a las madres lactantes.

Mientras, el proyecto radicado por Varela Fernández, establece la política pública respecto a las necesidades de los pacientes pediátricos amamantados, las obligaciones de las instituciones hospitalarias y de salud; y la responsabilidad de éstas de divulgar las políticas y protocolos de lactancia.

Sobre el particular, la directora médica del Hospital Pediátrico Universitario del Centro Médico, doctora Myrna Quiñones, sugirió que se fortalezca la capacitación para el desarrollo de competencias en lactancia materna a pediatras, enfermeras y todo personal de apoyo a los servicios de salud de las instituciones, que permita el desarrollo de una cultura de lactancia.

De igual modo, propuso que se adopte un enfoque participativo en el desarrollo de alianzas y colaboraciones sostenidas con grupos de apoyo de lactancia que sirvan de consultores a la institución hospitalaria sobre las mejores prácticas.  Además, que se establezca un sistema de vigilancia de cumplimiento con normas vigentes y levantar datos sobre el perfil de población pediátrica lactante.