Organizaciones validan intención legislativa de agilizar el proceso de adopción

El Capitolio – Las Comisiones de Gobierno y de Turismo y Bienestar Social, presididas por los representantes Jorge Navarro Suárez y Néstor Alonso Vega, reanudaron hoy viernes la discusión de un proyecto del presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez Núñez, que crea una nueva ley de adopción en la Isla.

El Proyecto de la Cámara 29, establece la “Ley de Adopción de Puerto Rico”, un procedimiento diligente y expedito de adopción. La legislación aspira a que dicho trámite dure, como máximo, 75 días.

La iniciativa también brindará a las madres con embarazos viables no deseados, la opción de continuar con los mismos y entregar la criatura a una institución de salud, sin enfrentar penalidad por el delito de abandono.

A la audiencia comparecieron varias organizaciones que coincidieron con la importancia de simplificar, uniformar y agilizar los trámites de adopción en Puerto Rico.

La  presidenta de Puerto Rico Child Adoption Counseling Services, Sheila Torres, sostuvo que la intención del proyecto es viabilizar y buscar el mejor bienestar de los menores que sean adoptados.

“El que el proyecto integre en un solo estatuto lo concerniente al proceso de adopción constituye un mecanismo integral que dará paso a una mejor interpretación de la ley”, manifestó la ponente.

Torres reconoció que en la actualidad existen trabas que impiden que se agilice el proceso de adopción. “Tenemos que atender los asuntos periferales, como la privación de patria potestad, para que el menor pueda pasar a ese proceso de adopción y les demos una nueva oportunidad”, explicó.

Por su parte, la directora del Hogar Cuna San Cristóbal, Ivonne Vélez, recomendó que se reconozca a las agencias de adopción como un refugio seguro. A su vez, sugirió que se reduzca de 21 a 18 años la edad para realizar el consentimiento de entrega voluntaria de un menor.

Además, propuso se aumente a cinco años la edad del menor a ser entregado y que las personas solteras sean consideradas en el pareo de candidatos, en igualdad de condiciones que los matrimonios.

Entretanto, el presidente del Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico, Larry E. Alicea, destacó la importancia de que las comisiones tengan en consideración los aspectos que retrasan el proceso de adopción.

A su vez, invitó a que se integren elementos que permitan que menores que han sido rechazados por familias residentes en Puerto Rico, puedan ser adoptados por familias que vivan en los Estados Unidos. Alicea propuso que la definición ‘parte adoptante’ sea enmendada, para que lea “persona o matrimonio, válido y reconocido bajo nuestro estado de derecho vigente”.

Mientras, el presidente de la Red de Albergues, Instituciones y Centros para Menores de Puerto Rico, Marcos Santana, solicitó que se contemple la constante capacitación de los jueces y funcionarios del Departamento de Justicia, sobre los procedimientos en los albergues y centros, y los procesos de adopción.
 
El ponente recomendó la creación de un comité multisectorial para la revisión, evaluación y elaboración de acuerdos colaborativos, protocolos y mejoramiento del manejo de los casos de menores, con plan primario o concurrente de adopción. Santana, quien nació en un albergue, catalogó como importante que se integren servicios educativos y de acompañamiento pre y post adopción para las familias y/o personas interesadas en adoptar; y para los menores con plan primario y concurrente de adopción.
 
A la vista también acudió la estudiante de trabajo social, Stephanie Delgado, quien consignó que en la adopción, el objetivo es velar por el mejor bienestar del adoptado y promover su derecho a desarrollarse en una familia que le brinde afecto y procure los cuidados que satisfagan sus necesidades. De paso, destacó la importancia de que mediante el proyecto se fortalezca el trabajo de educación, promoción y transformación de pensamiento para que los adoptantes acojan a menores de mayor edad.
 
Tras escuchar a todos los deponentes, Navarro Suárez reiteró que todos los planteamientos están siendo atendidos y considerados con seriedad, y teniendo en mente el  mejor interés del menor a ser adoptado. El Presidente de la Comisión de Gobierno recordó que el autor de la pieza vivió en carne propia el largo camino que hay que recorrer para finalmente ser adoptado. Esto, por la burocracia que impera en esos procesos. “Queremos sacar del medio las lagunas, incongruencias y burocracia que aún existen en ese proceso”,  afirmó.
 
Por su parte, Alonso Vega indicó que la Comisión que preside y la Cámara atienden el asunto con la sensibilidad que amerita. “Sepan que tienen en mí un aliado para lograr el mejor bienestar de los niños”, declaró el Presidente de la Comisión de Turismo y Bienestar Social.