Comisión cameral investigará a fondo compra de helicóptero por parte de Salud

El Capitolio – El presidente de la Comisión de Salud de la Cámara, Juan Oscar Morales Rodríguez, afirmó que la investigación en torno a la compra de un helicóptero de $8 millones realizada por el Departamento de Salud durante la pasada administración, y que al día de hoy se mantiene inoperante, “llegará hasta las últimas consecuencias”.
 

El representante concluyó que no hubo transparencia en los procesos que culminaron con la compra de la nave y que, de ser necesario, referirá el caso a las autoridades pertinentes. A su vez, manifestó que no descarta la posibilidad de citar a funcionarios de la pasada administración, incluido el exgobernador Alejandro García Padilla.

 
“Vamos a ver cómo transcurre el proceso y de ser necesario, citaremos a todos los implicados en este asunto. Todo esto vino de Fortaleza. Las instrucciones para la compra vinieron de allá”, declaró.
 
El Presidente de la Comisión de Salud cuestionó que el helicóptero se comprara bajo una orden de emergencia, cuando la empresa AEROMED nunca dejó de brindar el servicio de traslado de pacientes. “Había un acuerdo de entendimiento válido y nunca se dejó de dar el servicio”, sostuvo.
 
Morales Rodríguez planteó que hay que buscar una solución inmediata que permita dar uso a la nave. “Tenemos que obtener la certificación para que el helicóptero brinde servicios. Son $8 millones que gastó el pueblo de Puerto Rico”.
 
Las expresiones de Morales Rodríguez se produjeron durante una vista pública conjunta de las Comisiones de Salud y de Gobierno, en torno a la Resolución de la Cámara 18, de la autoría del representante Jorge Navarro Suárez. La investigación gira en torno al proceso de adquisición de la nave, y los criterios y parámetros que justificaron dicha transacción.
 
El helicóptero que fue adquirido por la exsecretaria de Salud, Ana Rius, actualmente no está en uso; ni cuenta con la capacidad para transportar pacientes. El mismo se encuentra en el hangar de la Unidad de Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA), en el Aeropuerto Mercedita de Ponce. La nave no cuenta con los permisos y licencias necesarias que expide la Administración Federal de Aviación, y tampoco tiene parte del equipo necesario para los vuelos de transportación médica.
 
A la vista compareció Rius, quien reconoció en más de una ocasión que está arrepentida de la forma y manera en que se manejó el asunto y que en estos momentos “no haría la compra”.
 
La ponente dijo bajo juramento que la compra del helicóptero se realizó tras una petición del Consejo de Salud de Fortaleza, quien determinó que era más costo eficiente adquirir una nave para brindar servicio y no pagar los mismos a la empresa AEROMED. La transacción fue delegada por Rius a un grupo de trabajo de su confianza.
 
“Era una compra de emergencia y no se hizo por el Comité de Subasta por la prisa que había”, manifestó la galeno.
 
Rius reconoció que la empresa a la que Salud le compró el helicóptero estaba siendo investigada por las autoridades federales, según le comunicó la Contralora.  Sin embargo, a preguntas de Morales Rodríguez, dijo que no hizo nada porque “la nave ya estaba comprada”.
 
La exsecretaria de Salud sostuvo que gran parte de las órdenes y asesoramiento recibido en torno a la compra del helicóptero fueron de manera verbal, algo que fue catalogado como altamente preocupante por varios miembros de las comisiones. Rius también alegó que aunque firmó un acuerdo de entendimiento con AEROMED para que siguiera brindando servicio, no podía pagar la deuda vieja con la empresa “porque no había contrato”.
 
Tras escuchar a Rius, Morales Rodríguez expresó que ésta fue utilizada por miembros de la pasada administración. “Ella ha cooperado con la investigación. A ella la han utilizado… Confió en su gente y le fallaron”, concluyó el legislador.
 
Por su parte, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez, lamentó la situación que ha propiciado “que exista un elefante blanco que no puede brindar servicio al paciente”. El funcionario dijo que es en la vista pública donde se está enterando de los pormenores de la compra del helicóptero.
 
“Hubo algo que no estuvo bien en la transacción. Cuando uno hace ese tipo de gestión tiene que estar seguro de certificar eso hasta con la muerte, para no verse en una situación así”, sostuvo el galeno.
 
Rodríguez confía en que la situación pueda solucionarse con prontitud para poner el helicóptero a funcionar, aunque sea mediante una Alianza Público Privada.