Discuten proyecto que permitiría presencia de apoyo a víctimas de violencia doméstica al momento de testificar

El Capitolio – La Comisión cameral de Asuntos de la Mujer, presidida por la representante Lourdes Ramos Rivera, inició hoy la discusión del Proyecto de la Cámara 10, que enmienda la “Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica”, para permitir la presencia de intercesores legales, personas de apoyo, familiares o facilitadores durante el testimonio de la víctima de incidentes de violencia doméstica.

La pieza de Fortaleza también hace obligatoria la asistencia de un representante del Ministerio Público o intercesor a la vista de determinación de causa probable para arresto.

A la audiencia compareció el procurador auxiliar de Asuntos Legales, Investigaciones y Querellas de la Oficina de la  Procuradora de la Mujer, Carlos Limardo Ortiz quien favoreció varios aspectos de la medida.

En particular, la presencia de portavoces del Ministerio Público en la vista de determinación de causa probable para arresto y la figura del intercesor.

El letrado destacó que la figura del intercesor legal es de suma importancia. “Tienen una función protagónica en todo ese proceso, puesto que orientan a las víctimas que están aturdidas y atemorizadas por los incidentes de violencia”, explicó.

Agregó que las víctimas de violencia doméstica encuentran en los intercesores un recurso humano con la preparación, compromiso  y sensibilidad necesaria para ayudarlas en la tramitación de tan importante reclamo.

Sin embargo, el portavoz de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres solicitó que se elimine del proyecto la disposición relativa a personas de apoyo y familiares durante el testimonio de la víctima. Explicó que puede darse la situación que dichas figuras intenten interceder a favor de los intereses de los agresores en contra de los mejores intereses de la víctima.

“Este tipo de procedimiento se da con frecuencia… Las figuras de apoyo de las víctimas que son a su vez familiares del agresor tienden a de alguna manera influenciarlas para que no prosigan con los procesos judiciales”, abundó.

La sugerencia fue acogida por la Presidenta de la comisión, quien entiende que esa “ayuda” puede convertirse en una petición de perdón que tenga como desenlace una tragedia.

Ramos Rivera también favoreció el espíritu de la legislación, por considerar que busca que las víctimas estén bien representadas, reforzando las herramientas de orientación y ayuda existentes. “Estamos fortaleciendo los procedimientos y dando herramientas adicionales a las víctimas de violencia”, afirmó la Presidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer.

 Al concluir los trabajos, Ramos Rivera hizo un llamado al Departamento de Justicia y al Hogar Casa de Todos, entidades citadas a discutir los pormenores del proyecto, quienes no asistieron ni se excusaron.

“Estos procesos son serios y este tema ameritaba su participación. Es de mal gusto que estemos esperando y que ni tan siquiera hayamos recibido una comunicación que no iban a venir. Por mi parte, no están excusados”, concluyó.