Cámara de Representantes confirma a Pedro Pierluisi como Secretario de Estado

El Capitolio –  Con 26 votos a favor, 21 en contra y una abstención, la Cámara de Representantes aprobó el nombramiento de Pedro Pierluisi Urrutia para Secretario de Estado. La votación por pase de lista comenzó a las 3:30 de la tarde luego de una extensa vista pública a esos efectos en el Salón Leopoldo Figueroa más temprano.

 

La Comisión de Gobierno de la Cámara, que preside el representante Jorge Navarro Suarez, sometió al pleno un informe de 10 páginas recomendando la aprobación del nombramiento. El documento fue sometido y de inmediato se pasó a la votación por lista.

 

“Por los fundamentos anteriormente expuestos y explicados, nos llevan a determinar que la Comisión de Gobierno, luego de evaluar la nominación hecha por el Gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, recomienda la confirmación del nominado al puesto de Secretario de Estado “, reza el documento firmado por el representante Navarro Suárez. 

 

En horas de la mañana, al abrir los trabajos de la vista pública para evaluar el nombramiento del licenciado Pierluisi Urrutia, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez Núñez, el presidente de la Comisión, Navarro Suárez y varios representantes, tanto de mayoría como de minoría, cuestionaron su capacidad para convertirse en el sustituto del saliente gobernador, Ricardo Rosselló. Esto, debido a sus lazos con el presidente de la Junta de Control Fiscal (JCF), José Carrión, y su gestión como abogado en el bufete O’Neill & Borges, que representa a la Junta.

 

Pierluisi Urrutia insistió que “mi función era de naturaleza legal y no tomaba decisiones sobre la Ley Promesa, era de naturaleza legal”. Amparándose en el privilegio de abogado cliente, dijo que no podía entrar en los pormenores del trabajo que realizó como abogado del Bufete.  Por lo que rechazó de plano que de asumir la gobernación pueda incurrir en un conflicto de interés.

 

A su vez, reconoció que aparece en el registro de cabilderos, pero insistió en que lo que ha hecho es ejercer su profesión legal. “Constantemente, uno está abogando por nuestros clientes. Yo no me considero un cabildero, me considero un abogado. No anticipo conflictos, pero si surgieran hay maneras de atenderlos. No vislumbro ninguno, pero existe la Ley de Ética Gubernamental, aunque no creo que tenga que recurrir a ella”, defendió.

 

Incluso, al iniciar su deposición ante la Comisión Cameral, Pierluisi Urrutia hizo un recuento su trayectoria como funcionario público.  El Licenciado dijo que el Senado de Puerto Rico, paso juicio sobre él en el año 1993 cuando fue nominado para Secretario de Justicia y fue confirmado unánimemente, además de ser elegido como Comisionado Residente en Washington en el 2008 y revalido para el puesto en el 2012.  

 

Igualmente, reiteró que está calificado para convertirse en Secretario del Departamento de Estado y futuro Gobernador de Puerto Rico. “¿Quién mejor que yo para abogar por nuestra gente ante la Junta?”, expuso al asegurar que defenderá al pueblo de Puerto Rico, e incluso, restablecerá la imagen de la Isla en el Congreso y ante el Presidente de los Estados Unidos.

 

A preguntas de la Comisión de Gobierno, el Exsecretario de Justicia sostuvo que “acepté la designación del Gobernador en esta coyuntura histórica con miras a que cuando se haga efectiva su renuncia yo pueda estar en disposición de sustituirlo, no como Secretario de Estado, sino como Gobernador”, señaló.

 

De hecho, también aseguró que hasta el momento no ha recibido una respuesta concreta ni de parte de La Fortaleza ni del Departamento de Justicia para conocer quién finalmente estaría juramentando.

 

“Esa decisión se está evaluando, ese es un asunto legal y se decidirá esta tarde. El país se enterará entonces. La renuncia del Gobernador es a las 5:00 de la tarde y a esa hora es que se hará la sustitución”, dijo a preguntas de los representantes José “Quiquito” Meléndez y Luis Vega Ramos, durante la audiencia pública.

 

La Cámara de Representantes recesó sus trabajos, sine die.