La diabetes arropa a Puerto Rico

El Capitolio –  Estadísticas presentadas por la Administración de Servicios de Salud (ASES), en la primera vista pública en torno al Proyecto de la Cámara 1755, de la autoría del presidente de la Comisión de Salud de la Cámara, el representante Juan Oscar Morales Rodríguez, que propone incluir a toda persona diagnosticada con diabetes mellitus tipo I en los beneficios de la cubierta básica de los planes médicos, revela que durante el año fiscal 2017-2018, el número total de beneficiarios con diagnóstico de diabetes fue de 116,000 beneficiarios, y el costo total de la utilización del mismo por estos pacientes fue de $429, 375,885.72.

“Opino que los pacientes diabéticos en Puerto Rico no están siendo atendidos adecuadamente y lo voy a comprobar cuando los traiga a participar en la próxima vista. El Proyecto lo que busca es ayudarlos. Puerto Rico esta arropado por la diabetes, las estadísticas lo demuestran… en los territorios y los Estados somos la primera jurisdicción. Así que algo no estamos haciendo bien y lo voy a comprobar”, enfatizó el representante Morales Rodríguez. 

Ángela Ávila Marrero, directora ejecutiva de ASES, destacó que el informe realizado por sus consultores actuariales sobre el impacto económico que tendrá esta medida, presenta un aumento anual de unos $3,064,000 al Plan de Salud Vital del Gobierno de Puerto Rico. La funcionaria indicó que ASES no cuenta con fondos asignados para este propósito, por lo que la Agencia necesitará una asignación de fondos adicional para sufragar estos gastos. 

Sostuvo que, de acuerdo a la encuesta, la prevalencia de diabetes en Puerto Rico ha variado de 10.8% en el año 1996 hasta 17.2% en el año 2017, lo que representa aproximadamente 474,000 adultos de 18 años o más. “No tenemos duda que si hacemos accesible lo que es preventivo vamos a reducir costos a la larga, y por eso estamos buscando identificar precisamente cuáles son esas cantidades y cuando le presentemos los impactos (económicos) tanto a este honorable cuerpo como a la Junta Fiscal, si fuera el caso, podemos llevar evidencia que estos en inversión y no costo”, dijo.

Ávila Marrero igualmente opinó que, “la diabetes es algo que nos toca a todos. En lo que hemos presentado aquí, que es nuestra humilde impresión, es que hay un componente genético bien marcado, una pre disposición bien marcada, pero nuestros estilos alimentarios, nos guste o no, nos están matando. Están matando a nuestra población”.

Asimismo, la licenciada Iraelia Pernas, expuso que las cubiertas básicas de suministro de un monitor cada tres años, debe permanecer igual y no cada año como propone la medida. “Resulta igualmente prioritario que se sigan las indicaciones sobre dieta y estilos de vida que el tratamiento requiere, pues nada resolvemos con la medición de glucosa si dicho monitoreo de azúcar en sangre no se acompaña con tratamiento adecuado” sostuvo.

Morales Rodríguez refutó que no se puede responsabilizar la marcada incidencia de diabetes en la Isla puramente a la mala alimentación. “Creo que sí es parte, pero no lo podemos achacar a eso. La información que tengo es que el tipo de cuidado que recibe este paciente agrava su condición ya que a veces no es el adecuado.  En ocasiones, tienen que decidir entre ponerse una insulina hoy y otra de aquí a tres días porque no tienen el poder adquisitivo para poder darse un tratamiento”, expresó el representante.

Subrayó, que más allá de ver la propuesta como un gasto, debe considerarse una medida de prevención que evitará gastos futuros por las complicaciones que genera el no tratar a tiempo a los pacientes como se debe.

“Yo tuve a un grupo de Podiatras preocupados porque la gran mayoría de los pacientes que llegan a su oficina que son diabéticos, llegan cuando ya no hay remedio y hay que amputarle alguna extremidad.  Porque, porque no recibieron un tratamiento adecuado. Tengo testimonios de pacientes que para recibir el tratamiento adecuado para su condición pasan el Niágara en bicicleta y no puede ser. Un medicamento a veces tarda cuatro semanas. Es fácil sentarse ahí y decir que esto va conllevar unos costos… claro que va a conllevar unos costos. Si no se trata la condición se van a triplicar los costos”, planteó el Legislador.   

Morales Rodríguez, adelantó que próximamente citará a personal del Centro de Diabetes Carlos Romero Barceló a vistas públicas y examinará si el Departamento de Salud está cumpliendo con el mandato de llevar un Registro de esta enfermedad.