Sector empresarial asegura Ley 80 no provocará despidos masivos

El Capitolio –  A preguntas del presidente de la Comisión de Gobierno de la Cámara, el representante Jorge Navarro Suárez, dirigentes de agrupaciones del sector empresarial privado aseguraron que la derogación de la Ley 80 no provocará el despido masivo de empleados, rechazando así las especulaciones al respecto.
 
El respaldo a la derogación de la Ley 80, surgió en  la continuación de las vistas públicas del Proyecto de la Cámara 1634 para ese fin, y para dar cumplimiento a aquellos acuerdos llegados por el Gobierno y la Junta de Supervisión Fiscal, así como el Proyecto del Senado 1011, que propone limitar la derogación de la Ley 80 a las terminaciones a los trabajadores contratados luego de aprobarse la medida legislativa. 
 
Navarro Suárez afirmó, que quedó demostrado hoy que tanto el Centro Unido de Detallistas  (CUD), la Asociación de Industriales de Puerto Rico como la Cámara de Comercio de Puerto Rico, que agrupan a más de 600,000 personas de la industria privada, nunca han visto la Ley 80 como una puerta para despedir empleados que lleven 20 o 25 años. 
 
“Así que la falacia que se dice de que la derogación de la Ley 80 es para despidos de empleados injustificados no es cierto. Tú puedes despedir con o sin Ley 80. Y cuando se despide es porque el empleado o no funciona o no trabaja. Con esta vista se saca del panorama la posición de miembros del Partido Popular que están en contra de la derogación y no lo utilicen como punto de lanza de que esto abre la puerta al despido…”, dijo el representante.
 
Durante el interrogatorio, el presidente del Comité de Legislación Laboral y Recursos Humanos de la Asociación de Industriales, el licenciado Carlos Paula, aseguró que la derogación de la Ley 80 no altera otras protecciones contra despidos y demás derechos, beneficios y protecciones  que continúan ofreciendo las decenas de leyes laborales federales y locales.
 
Agregó, que su organismo está de acuerdo en que el Gobierno de Puerto Rico evite la incertidumbre y un más complejo proceso judicial, a través de un litigio con la Junta de Supervisión Fiscal.
 
Según Paula, “los miembros de nuestra Asociación son empresarios, industriales, comerciantes… son gente de negocios. Esto no es un favor que le están haciendo como he escuchado que han expresado. En la Asociación no conozco ningún miembro que haya comentado o expresado que si derogan la Ley 80 van a despedir empleados...”.
 
El empresario insistió que “si un empleado trabaja eficientemente no hay razón para despedirlo. Y si el empleado no trabaja eficientemente, incluso la Ley 80, provee el mecanismo para despedirlo por justa causa.  Con la Ley 80 o sin la Ley 80 si no trabajas bien corres el riesgo de ser despedido”.
 
La misma postura fue asumida por el CPA David Rodríguez, ex presidente de la Cámara de Comercio. “Con la aprobación de esta Ley  no se va a despedir a ningún empleado con más de 20 años de experiencia. Los empresarios no estamos en el negocio de despedir empleados. Cualquier persona va a tener esa puerta abierta para hacer cualquier reclamación de algún patrono que esté discriminando en su contra”. 
 
Mientras que Nelson Ramírez, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), opinó que la Ley 80 “es una camisa de fuerza para los patronos”. Coincidió en que se debe considerar que las empresas no van a botar sus mejores recursos porque el día de mañana se flexibilice o se elimine la Ley 80.  “Al contrario, lo que hace es que le da la apertura para poder crear nuevas líneas de negocio que por estas leyes se aguantan en su inversión. 
 
Durante el proceso cameral, la representante María Milagros Charbonier expresó que por consiguiente se debe crear una plataforma sólida para lograr que los empresarios que han permanecido en Puerto Rico, especialmente tras el impacto del huracán María, se queden y creen empleos. “Ayer el Secretario de Desarrollo Económico decía que teníamos que crear 600,000 plazas de empleo y retener las que tenemos para poder salir de esta crisis.  De eso es lo que estamos hablando”, dijo la legisladora. 
 
Al mismo tiempo, el representante Denis Márquez expresó que “la Ley 80 es un estatuto de protección y justicia social para los trabajadores despedidos sin justa causa”. Mientras que el representante Luis Vega Ramos adjudicó que, “los industriales no saben cuánto le ha costado la Ley 80 y cuántos empleos se crearían con la eliminación de la Ley 80. No hubo ni solicitud u oferta de cuantos empleos crearía”, alegó.
 
En el segundo turno, depuso Yaddeliz Martínez Pérez, trabajadora puertorriqueña, y José Rodríguez Báez, presidente de la Federación de Trabajadores de Puerto Rico/ AFL-CIO quienes se opusieron a la aprobación de la medida.