Sector cultural respalda Plan de Reorganización del Instituto de Cultura Puertorriqueña de 2018

El Capitolio – Dirigentes del sector cultural del país favorecieron hoy, en vista pública, el Proyecto de la Cámara 1843, que contiene el Plan de Reorganización Núm. 9, del Instituto de Cultura Puertorriqueña, agencia bajo la cual se consolidarán la Corporación del Centro de Bellas Artes (CBA), la Corporación de Artes Musicales (CAM) y la Corporación de las Artes Escénicos Musicales (CAEM).
 
La pieza crea la División de Artes Musicales  y establece además, la Corporación de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico como una corporación subsidiaria del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP). 
 
En la primera vista pública en torno a la medida de Administración, el director ejecutivo del ICP, profesor Carlos Ruiz Cortés, enfatizó que la inclusión de las nuevas corporaciones sumaría grandemente a las proyecciones futuras, todas basadas en el Plan para Puerto Rico del Gobierno, y con el compromiso de reforzar la política pública de las artes musicales y artes escénico musicales, así como la promoción y proyección internacional  del prestigioso e  importante Festival Casals.
 
Incluso, el funcionario recomendó que debe quedar “aclarado y en récord”, que la nueva División de Artes Musicales tendrá la jurisdicción y facultad de trabajar y organizar todo lo relacionado al Festival Casals y su promoción. Además, indicó que todos los fondos, aportaciones y donaciones que se reciban para el Festival y la promoción del mismo serán utilizados solo para los fines que fueron remitidos.  
 
“Es importante señalar que la nueva División, mantendrá los deberes, facultades, programas y la jurisdicción de la CAM y la Corporación de las Artes Escénico-Musicales, que será dirigida por un Director General que, a su vez, es la persona que dirigirá la COSPR. De esta forma, nos aseguramos de mantener la integración de los trabajos que actualmente tiene la CAM y CAEM con la COSPR”, expresó Ruiz Cortés.
 
Mientras que la directora ejecutiva de CAM, Mercedes Gómez Marrero, cuyas subsidiarias son la COSPR y la CAEM,  simpatizó con la medida, no obstante, abogó por que se mantenga el funcionamiento del Festival Casals como está hasta el día de hoy. “Es nuestro deber asegurarnos de que este proyecto de ley, así como cualquier otro que pueda surgir más adelante, garantice la pervivencia de este Legado”
Incluso, Gómez Marrero entregó a Navarro Suárez una carta de la viuda de Pablo Casals, Marta Casals, que figuraba entre el público durante la audiencia, donde ésta también aboga por que se mantenga la integridad del Festival Casals y expresa su preocupación de que la fusión afecte la misma.  Por lo que Navarro Suárez, adelantó que la Señora Casals será citada a la próxima vista pública.
 
De igual manera, Gómez Marrero abogó para que, mediante esta iniciativa legislativa, se le permita tanto a la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y al Conservatorio de Música de Puerto Rico continuar su misión de promover el desarrollo de la música para las generaciones presentes y futuras.
 
Aclaró a preguntas de la Comisión que el CAM no ha tenido suficiente tiempo para poder evaluar la medida en detalle ya que considera que “el ICP es una agencia muy grande y demasiada gente haciendo cosas”. 
 
Ante las expresiones vertidas por los deponentes, el representante Navarro Suárez dijo  que “se incluirá un articulado en la medida en cuanto a las cuentas respecto a la Orquesta Sinfónica y el Festival Casals”. 
 
De otra parte, Jetppeht Pérez de Corcho Morgado, gerente general del CBA en Santurce,  avaló el proyecto de ley y opinó que “del análisis del proyecto podemos observar que el mismo no elimina ni afecta los servicios que actualmente ofrece el CBA, tampoco afectan los contratos establecidos para futuros eventos….no se paraliza el funcionamiento del CBA”, dijo.
 
Finalmente, todas las partes sustentaron que a tenor con la política pública del Gobernador y de esta Asamblea Legislativa, ningún empleado público perderá su empleo y los que como resultado de la presente reorganización sean transferidos, conservaran todos los derechos adquiridos conforme a las leyes, normas, convenios colectivos y reglamentos que les sean aplicables; así como los privilegios, obligaciones y estatutos respecto a cualquier sistema existente de pensión, retiro o fondo de ahorro y préstamo establecidos por ley, a los cuales estuvieran acogidos antes de la aprobación de esta ley.