Investigan proceso de permisos para fabricación y venta de hielo en la Isla

El Capitolio –  La presidenta de la Comisión de Asuntos del Consumidor, Banca y Seguros de la Cámara, la representante Yashira Lebrón Rodríguez, inició hoy una investigación en torno a la controversia surgida entre la Asociación de Industriales de Hielo de Puerto Rico y operadores de dispensadores de hielo automáticos por alegadas violaciones al Reglamento General de Salud Ambiental (Reglamento Núm. 7655).
 
En la vista pública en torno a la Resolución de la Cámara 371, medida de su autoría, Lebrón Rodríguez destacó la importancia de garantizar la salud pública y evitar cualquier brote de enfermedades a consecuencia de dispensadores de hielo automáticos no reglamentados.
 
Previo a la discusión de la pieza legislativa, la representante envió dos técnicos de la Comisión al sector de Piñones para observar el funcionamiento de una máquina automática dispensadora de bolsas de hielo. Según constataron, la bolsa sale sin sellar y el cliente la cierra con una banda. También, advirtieron que había un envase al lado de la máquina, lleno de bolsas para vender el hielo en grandes cantidades. Ante esto, la legisladora explicó que tendría que reunirse con el Departamento del Asuntos del Consumidor (DACO) y el Departamento de Salud para revisar el Reglamento.
 
“Los operadores indican que cumplen con los requisitos de salubridad de Salud. Mientras, el DACO y la Asociación señalan que el Reglamento dispone que el producto tiene que estar sellado. Salud indica que le corresponde al DACO inspeccionar el sellado, sin embargo DACO indica le corresponde a Salud inspeccionar lo demás”, expresó Lebrón Rodríguez.
 
Mientras tanto, el socio fundador de la Asociación, Carlos Crespo, y el licenciado Héctor Mujica, expresaron que debido a su clasificación de alimento, la industria del hielo es altamente regulada por las autoridades estatales y federales. Crespo sostuvo que “el Reglamento, bajo el tema de “Facilidades”, dicta que “el hielo para consumo humano será procesado y empacado en locales o facilidades utilizadas exclusivamente para esos fines”.  
 
Mencionó, que con el hielo producido en las plantas elaboradoras “no hay contacto humano, lo que evita la contaminación del mismo, pues el proceso es con máquinas y queda totalmente sellado antes de ser distribuido.  Además, resina de las bolsas es “Food Grade”, apta para alimentos, y estas tienen que estar etiquetadas con la marca, la tabla nutricional e información de la planta elaboradora”.
 
Por su parte, Mujica denunció que durante los pasados meses “hemos sido testigos de la proliferación de una serie de máquinas productoras de hielo en múltiples establecimientos comerciales operados sin presencia o intervención humana alguna. Lo que levanta una serie de interrogantes sobre el proceso de otorgación de permisos y de cumplimiento con la regulación vigente sobre la distribución”.
A su vez, la directora de la División de Alimentos del Departamento de Salud, Mariely Ortiz, sostuvo que en aras de llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes, se estableció en el Reglamento General de Salud Ambiental (2011) que aquellas plantas que operan equipo automático para empacar y equipo automático para sellar, aún cuando los procesos se completen en máquinas automáticas individuales, cumplan con lo dispuesto en el ordenamiento.
 
Por último, el presidente de la empresa de dispensadores de hielo automáticos, “Ice Box”, Jasón Calderón, aseguró que estas empresas son altamente reguladas por el gobierno estatal y federal, “más aún, al ser un producto nuevo. Es de calidad el producto y no hay posibilidad de  contaminación del hielo. La posibilidad es mínima porque desde el momento que se produce el hielo hasta que el consumidor lo tiene en sus manos, pasa solamente por las manos de quien lo compra. Es tan seguro que podemos instalarlas en hospitales, farmacias, cárceles, supermercados y gasolineras. Esperamos estar operando todas las máquinas en año y medio”, expresó y añadió que espera la aprobación del Inspector Regional de Salud para operar la totalidad de máquinas.